Skip to content

¿Comprar casa nueva o usada? ¿Qué te conviene más?

Índice Ocultar

Cuando llega el momento de adquirir tu nuevo hogar, es común que evalúes qué opción te conviene más: ¿comprar una casa nueva o usada? Regularmente, para tomar esta decisión, debes analizar las ventajas y desventajas que cada alternativa tiene para ti en diversos aspectos.

Para ayudarte en el proceso de selección, te compartimos los pros y contras que habitualmente encontrarás dependiendo de si es una casa nueva o usada. Así, podrás visualizar cuál es tu mejor opción.

 

¿Qué factores debes considerar al elegir tu casa?

Cuando vas a comprar por primera vez una casa es común que centres tu atención en aspectos clave como el precio, la ubicación y el espacio. Sin embargo, la toma de decisión va más allá de estos factores, ya que si la habitas y no era lo que esperabas, será difícil cambiar de opinión.

Además de los factores básicos como el precio, ubicación y espacio, debes tomar en cuenta:

  • El mantenimiento
  • La posibilidad de realizar modificaciones más adelante
  • La personalización
  • El estado de las instalaciones
  • Gastos inherentes como los impuestos
  • La facilidad de solicitar un crédito hipotecario
  • La garantía
  • Los factores externos como el ruido y vegetación
  • La seguridad que puede ofrecerte

Las características que debes analizar para elegir una casa nueva o usada son numerosas. Para facilitarte la tarea, te recomendamos realizar una lista de pros y contras entre ambas opciones como la que te compartimos a continuación.

 

Comprar una casa usada

Buscar casas usadas es una de las primeras opciones que las personas consideran. ¿Cuál es la razón? Bueno, es más sencillo transitar por la ciudad, encontrar anuncios de venta y anotar el número para solicitar información más adelante.

Asimismo, se cree que las casas usadas son más baratas que las nuevas, no obstante, sus bajos precios pueden reflejarse en la falta de mantenimiento, el buen estado de las instalaciones o las medidas de la construcción.

Veamos más a detalle las ventajas y desventajas de comprar una casa usada sobre una nueva.

 

Pros de comprar una casa usada

Son más baratas

Una casa usada puede llegar a ser más barata dependiendo de la zona y condiciones en la que se encuentra. Esto se debe a los años de antigüedad que pueda tener el inmueble ya que, aunque haya recibido el mantenimiento preventivo adecuado, el deterioro de los materiales a través del tiempo es un hecho.

Asociaciones y expertos en el giro de bienes raíces, aseguran que las casas usadas pueden llegar a ser hasta 30% más baratas que las opciones nuevas.

 

Puedes negociar el precio

Las casas usadas no tienen un precio fijo en comparación a las nuevas, por lo que ofrecen la oportunidad de negociación entre el comprador y el vendedor.

 

Tienen mejor cimentación

Esta ventaja puede llegar a ser relativa dependiendo de la época de construcción de la casa y las condiciones en la que se encuentra; sin embargo, en términos generales, las casas antiguas constan de paredes anchas construidas de ladrillos sólidos, fuertes pilares y cimentación profunda.

La suma de todo lo anterior suele dar como resultado casas que, a pesar del tiempo, mantienen su estructura intacta y pueden llegar a ser mejores que modelos de casas modernas fabricadas con moldes para concreto o prefabricadas para armar.

 

Están mejor ubicadas

Junto al precio, la ubicación es el aspecto más beneficioso para una casa de segunda mano. La mayoría de los negocios principales como los supermercados, las escuelas, los restaurantes, entre otros, están desarrollados dentro de zonas de la ciudad en la que se encuentran las casas usadas.

 

Puedes modificar la fachada y cochera

A diferencia de muchas casas nuevas, las usadas no tienen un contrato de por medio con lineamientos que prohíben las modificaciones en la fachada o cochera. Así que tienes la libertad de realizar los cambios que desees.

 

Poseen más metros cuadrados de terreno

El precio del metro cuadrado de un terreno solía ser más barato cuando la ciudad estaba en desarrollo. Por ello, las constructoras podían edificar en áreas más grandes, con precios accesibles.

Lo mejor de esta ventaja es que, a mayor número de metros cuadrados tendrás también mayor número de metros cuadrados de construcción, de jardín o de cochera.

 

Los espacios compartidos son más grandes

A raíz de que las casas usadas suelen tener más metros cuadrados, hay más espacio para los espacios en la planta baja como el comedor, la sala o la cocina.

 

Según la ciudad, los impuestos anuales son menores

En algunas ciudades de los estados de México, pueden aplicarse impuestos municipales menores en zonas más urbanas. Toma en cuenta que esto aplica según el reglamento de la entidad. Por ejemplo, en algunos lugares, la tasa del predial aumenta o disminuye de 1,5 a 2,5% entre las colonias y los residenciales.

Incluso las tasas impositivas al hacer tu escritura pueden llegar a ser menores dependiendo de la ciudad.

 

El tiempo de traslado de un lugar a otro es menor

Habitar una casa usada significa que encontrarás todos los negocios o establecimientos más cerca de lo que te imaginas, por lo que el tiempo de traslado se reduce a minutos.

De hecho, la distancia entre las casas de segunda mano y los negocios puede llegar a ser tan pequeña que podrías utilizar medios de transporte alternos a los vehículos como las bicicletas o incluso a pie.

 

Evitas perder más tiempo en el tránsito

Las casas usadas están dentro del perímetro de la zona urbana, por lo que evitas el tránsito que se genera en las entradas de la ciudad. Ahorras gran cantidad de horas al día y se refleja en tu productividad y buen humor. 🙂

 

Están listas para ser entregadas

Con las casas usadas no existe el término “preventa”, así que no necesitas esperar a que terminen de construir o remodelar para habitarla. Firmas el contrato de compra y en ese mismo momento, ¡puedes comenzar a mudarte!

 

El seguro puede ser más barato

Algunos datos que influyen en el precio total del seguro de una casa son los años que tiene, así como las renovaciones o remodelaciones que haya tenido. Al ser una casa de segunda mano, tiene más antigüedad, así como mayor número de reparaciones.

 

Incluyen detalles como persianas, ventiladores, mini splits o closets

Si bien algunos dueños de las casas usadas al mudarse se llevan consigo accesorios como los ventiladores, las cortinas o los closets, la realidad es que la mayoría no. Y es que prefieren dejar los detalles para atraer más compradores y muchas veces no suelen necesitarlos o combinar con su nuevo hogar.

 

Existen opciones semiamuebladas

Si estás comenzando a formar una familia o quieres independizarte, las opciones semiamuebladas son una excelente opción. Aunque pueden llegar a ser más caras que una casa sin amueblar, evitas la fatiga de comprar electrodomésticos o muebles nuevos y gastar de más en la mudanza.

 

Contras de comprar una casa usada

Requiere más reparaciones

Este es el contra más común. Aunque no todas las casas usadas necesitan reparaciones en los primeros meses de compra, más adelante comenzarás a encontrar pequeños detalles que deberás reparar.

 

No puedes personalizar algunos espacios internos

A menos que compres una casa usada para demolerla o inviertas mucho dinero en reconstruirla, puede ser difícil modificar los espacios de la casa. Quizás debas sacrificar el número de cuartos, hacer más grande la cocina o mover los baños.

 

La instalación eléctrica no es nueva

Como consecuencia, puedes encontrar fallas eléctricas frecuentemente, la instalación puede dañarse en cualquier momento y en el peor de los casos, puede haber fuga eléctrica por lo que tu recibo de luz podría llegar a ser más caro.

 

El trámite de un crédito hipotecario suele ser más tardado

El avalúo de una casa suele ser más tardado para una casa usada, y al ser uno de los requisitos para la solicitud de un crédito hipotecario, podría llegar a requerir más tiempo para la aprobación.

 

No garantizan la seguridad

Por lo general, las casas usadas se ubican en colonias y fraccionamientos abiertos, lo que conlleva falta de seguridad privada, vigilancia o sistema de circuito cerrado.

Algunas casas ofrecen seguridad como cámaras de vigilancia o cerco eléctrico, pero aumentan su precio final.

 

Es más caro el mantenimiento

Definitivamente es un contra, y más cuando la casa tiene varios años de antigüedad, ya que regularmente encontrarás más defectos o reparaciones que deberás solucionar.

 

No tiene un contrato de garantía de por medio

Al ser un inmueble usado, vendido por un particular y no una empresa, no incluye garantía.

 

El equipamiento es menos moderno

Aunque los dueños de las casas usadas comienzan a comprender la importancia de los acabados modernos para atraer mayor número de visitantes, algunos elementos son más difíciles o costosos de modificar.

 

La instalación no es la adecuada si deseas una casa más inteligente

La instalación de las casas usadas es la instalación clásica. Difícilmente encontrarás alternativas que estén optimizadas para el uso de dispositivos o elementos inteligentes como los focos.

 

La mayoría de las casas usadas no ofrecen amenidades o servicios externos

A menos que tu casa de interés se encuentre en un fraccionamiento privado o una zona exclusiva, no contarás con las mismas amenidades como alberca, canchas o áreas verdes.

 

La contaminación auditiva es mayor

El problema de vivir en la ciudad o cerca de ella, es escuchar el sonido de los claxons, ambulancias o patrullas policiacas, el volumen alto de los automóviles e incluso el sonido de construcciones.

 

Después de la compra, gastas más en mejoras

Si algunos detalles de la casa usada no te gustaron y deseas realizar adecuaciones en las habitaciones como pintarlas a tu gusto, representarán gastos que deberás absorber.

Infografía con los pros y contras de adquirir una casa nueva o comprar una usada

 

Comprar una casa nueva

Con el auge del desarrollo urbano, algunos sectores económicos se han ido transformando. Tal es el caso de las bienes raíces, donde puedes encontrar empresas constructoras e inmobiliarias que te ofrecen casas nuevas basadas en tus necesidades.

Generalmente, las casas nuevas se ubican en fraccionamientos o residenciales privados, por lo que te ofrecen mayores beneficios. Conócelos a continuación.

 

Pros de adquirir una casa nueva

Eres el primer propietario

El sentimiento de estrenar una casa es satisfactorio, pero ser el primer propietario de un inmueble nuevo que cumpla tus expectativas y necesidades, seguramente te causará muchísima más emoción.

 

Puedes personalizarlas

La ventaja de adquirir una casa nueva con una inmobiliaria, es que pueden ofrecerte diferentes alternativas en la misma área de tu interés. Además, como una ventaja competitiva sobre las casas usadas, te ofrecen personalizar espacios como la cocina, los closets o los baños.

 

Es menor el costo de mantenimiento durante sus primeros años

Siendo una casa totalmente nueva, no encontrarás daños o defectos que reparar al menos en los primeros años del inmueble. Por otro lado, si llegaras a encontrarlos, están cubiertos por la garantía por lo que no tendrás que desembolsar ni un centavo adicional lo que nos lleva al punto siguiente.

 

Tienen garantía por parte de la inmobiliaria

Otra ventaja de las casas nuevas es la garantía que te ofrece la inmobiliaria sobre la vivienda. En caso de encontrar algún desperfecto o un defecto de construcción, la empresa responderá dicho problema y se hará responsable de solucionarlo.

 

Es más fácil solicitar un crédito hipotecario para su compra

El proceso de avalúo de una casa nueva es más rápido que de una usada, ya que no se le han hecho remodelaciones o reparaciones que deban calcularse. Además, los asesores inmobiliarios están capacitados para ayudarte en el proceso, haciéndolo más fácil para ti.

 

Sus equipamientos son más modernos

Las constructoras ofrecen diseños nuevos e innovadores, detalles más elegantes y modernos. Por ejemplo, puedes encontrar casas con cocinas integrales o baños con menor consumo de agua.

 

Consumen menos energía

Existen casas nuevas en el mercado inmobiliario que ya cuentan con paneles solares. Y, aunque no tuvieran paneles solares, al ser una construcción totalmente nueva, la instalación eléctrica no presenta fugas.

 

Cuentan con más seguridad

Los proyectos inmobiliarios conformados por las casas nuevas incluyen en los servicios seguridad privada, vigilancia las 24 horas y algunos acceso controlado.

 

Ofrecen acceso a las amenidades del fraccionamiento

Los fraccionamientos o residenciales privados te ofrecen amenidades lujosas, como alberca, chapoteadero, pistas de caminata o de ciclismo, canchas múltiples o especiales para fútbol, básquetbol entre otros.

 

Sus diseños son más modernos

Las constructoras tienen la posibilidad de consultar sus proyectos con arquitectos para buscar tendencias en los diseños de inmuebles y ofrecerte las opciones más modernas.

 

No necesitan renovaciones ni reparaciones

Una casa nueva estará en perfecto estado, por lo que no requieres hacer reparaciones. En todo caso, si llegaras a requerirlo, este tipo de casas cuenta con su garantía.

 

En algunas casas, se utiliza energía verde

La sustentabilidad y la vida verde comienzan a influir en la toma de decisión de una casa. Por ello, los constructores de inmuebles nuevos se preparan para brindarte alternativas que ahorren luz, agua o pequeños invernaderos para la cosecha de tus propios vegetales.

 

Están rodeadas por más vegetación y áreas verdes

El paisaje que puedes apreciar a los alrededores de una casa nueva, no te lo puede ofrecer una casa de segunda mano que está rodeada únicamente de casas y calles transitadas.

 

Contras de comprar una casa nueva

Difícilmente puedes negociar el precio

Por lo general, el precio de las casas nuevas está regulado por las empresas inmobiliarias y no hay espacio para la negociación.

 

Tienen mayor precio

Creerías que las casas nuevas son más baratas al ubicarse alrededor de la ciudad, pero no. El precio elevado de una casa nueva puede tener diferentes causas, por un lado te aseguran el buen estado del inmueble y tienen acabados y equipo moderno, por otra, confieren prestigio, estatus y exclusividad e incluso, incluyen el acceso a las amenidades.

 

Se encuentran en zonas suburbanas

Hoy en día, las casas usadas son las que abundan en la ciudad. No hay espacio para nuevos proyectos inmobiliarios por lo que las constructoras recurren a edificar en zonas suburbanas o fuera de la ciudad.

 

No incluyen detalles como persianas o closets

Y si te los ofrecen, generan un costo adicional al precio final de la casa.

 

En zonas exclusivas, debes conservar el estilo de la fachada y evitar modificaciones

Al firmar el contrato de una casa nueva, las inmobiliarias te brindan un documento con las reglas o lineamientos de la casa. Algunas prohíben las modificaciones en las fachadas para conservar el estilo del fraccionamiento.

 

Los terrenos son más pequeños

Las constructoras prefieren delimitar los terrenos con los metros cuadrados necesarios para la construcción de la casa. Así pueden construir más casas dentro del conjunto habitacional.

 

Si se ubican en un fraccionamiento exclusivo, debes pagar cuota para ciertos servicios

Los servicios disponibles como la vigilancia, la recolección de la basura, la jardinería o el mantenimiento de las áreas recreativas generan gastos que deben ser cubiertos por los residentes.

 

El tiempo que pasas en el tránsito es mayor

Al ubicarse en las afueras o límites de la ciudad, es posible que encuentres alto nivel de tránsito en las vías de acceso. Esto ocasiona gran pérdida de tiempo, mayor gasto de gasolina y estrés.

 

Si están en preventa, debes esperar para su entrega

Las casas en preventa son aquellas que están en venta, sin embargo aún no están construidas o terminadas. Quizás compras una casa nueva en preventa por tener menor precio, pero deberás esperar a que el inmueble esté concluido para habitarla.

 

En caso de reventa, no tendrás mucho margen de ganancia a menos que esté en una zona de alto crecimiento y plusvalía

Las casas nuevas son más costosas que las usadas. Sumado a ello, deberás incrementar el precio por el mantenimiento preventivo que debes darle después de habitarla.

 

Si se ubican en una zona que está en obra, lidiarás con el ruido de construcción

Algunos proyectos inmobiliarios manejan las casas nuevas por etapas. Es decir, terminan de construir las casas en la primera etapa y comienzan con la segunda. Esto ocasionará ruidos de construcción que deberás soportar hasta que la obra esté concluida.

 

¿Prefieres una casa nueva o usada?

Como ves, comprar casa nueva o usada es una decisión que debe ser analizada concienzudamente, ya que es una inversión a largo plazo. Tu casa representará el lugar donde crearás nuevos momentos con tu familia o amigos.

Si estás buscando la casa de tus sueños, contáctanos, con gusto te ayudaremos a encontrar aquella que se ajuste a tus necesidades.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

estrellas suscribete Suscríbete a nuestro blog estrellas suscribete